Eusebio Juaristi Cosío, doctor en Química y miembro de El Colegio Nacional, afirmó que es necesario fomentar en los nuevos investigadores la curiosidad, la persistencia y una observación crítica ante la casualidad como ingredientes para la generación de nuevos conocimientos.

El profesor emérito del Departamento de Física del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav), fue escuchado por los profesores y estudiantes del área de las Ingenierías de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, dentro del ciclo de conferencias que El Colegio Nacional ofrece con motivo del Centenario de la UMSNH.

Fue recibido por el rector Medardo Serna González; la coordinadora de la Investigación Científica, Ireri Suazo Ortuño y la directora de la Facultad de Química, María del Carmen Chávez Parga, en el auditorio de dicha dependencia, llena de alumnos del área de las Ingenierías para escuchar la conferencia “Camino marcado por la curiosidad, la obstinación y la casualidad”.

Miembro emérito del Sistema Nacional de Investigadores, Eusebio Juaristi afirmó que quienes se dedican a hacer ciencia no pueden desanimarse ante experimentos que resultan diferentes a lo planeado, ya que si se tienen los ojos bien abiertos, su trabajo puede dar “por casualidad” con un importante descubrimiento para la humanidad.

Su conferencia giró en torno a su experiencia como químico, la cual ilustró mediante una serie de fotografías con profesores y compañeros de estudios. Resaltó a los presentes por qué se decidió por esta ciencia y cómo llegó a estudiar en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), lo cual fue gracias a una beca que le consiguió su abuelo.

Relató que su inclinación hacia la Química comenzó a muy corta edad al ver que en una película de Walt Disney “Aprendiz de brujo”, que hacía experimentos en el sótano de su casa, “fue en ese momento cuando sentí curiosidad por la experimentación y decidí ser científico”, dijo.

Inició sus estudios en el Tecnológico de Monterrey y al cursar el quinto semestre de su licenciatura, el destacado investigador se fue a Guadalajara a tomar un curso sobre estereoquímica, donde conoció a Ernest L. Eliel, reconocido investigador a nivel internacional de la Universidad de Notre Dame, momento que aprovechó para pedirle cursar su doctorado con él; así fue que ambos convivieron en la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill, Estados Unidos, contaba entonces con 21 años.

Considerado el iniciador en México de la investigación en el área de la Fisicoquímica orgánica, con énfasis en el análisis conformacional y la estereoquímica, Juaristi Cosío realizó un posdoctorado en la Universidad de California en Berkeley, para retornar a México para integrarse como profesor-investigador en el Departamento de Química del Cinvestav durante toda su vida profesional.

También profesor invitado en la Escuela Politécnica Federal de Zúrich y en la Universidad de California en Berkeley, Eusebio Juaristi también ha destacado en el área de la síntesis asimétrica, campo en el que, junto con su grupo de investigación, ha desarrollado nuevos métodos para la síntesis enantioselectiva de ß-aminoácidos, relacionados con el combate a la plaga del mosquito transmisor del dengue.

Otras áreas de investigación en las que Juaristi ha tenido una influencia notable son: estructura y reactividad de los carbaniones; análisis conformacional, diseño de nuevos organocatalizadores quirales para su empleo en síntesis asimétrica, química "verde" y aplicaciones de la química computacional.

A la fecha, el doctor Juaristi trabaja en lo que se conoce como Química Verde (amigable en su uso con el medio ambiente). Es autor o coautor de 401 publicaciones en el área de la Química, incluyendo 213 trabajos de investigación original, 40 capítulos en libros, 29 libros, 23 artículos de revisión, 31 artículos de docencia y 65 artículos de difusión, con un impacto tal que le ha llevado a convertirse en uno de los químicos latinoamericanos más citados de todos los tiempos.